PLANTA DE LA SERPIENTE

La cuarentena por el COVID-19 ha sido un dolor de cabeza en todo sentido, nuestras vidas se han visto interrumpidas, miles de personas han perdido familiares, negocios se han ido a la quiebra y el ánimo de todo el mundo ha quedado por el suelo. Por suerte, justo antes de la pandemia comencé a trabajar en el sector del cuidado social, por lo que mi vida, en términos laborales, ha sido relativamente normal, sin contar las restricciones sociales, por supuesto. Sin embargo, el tener que cubrir turnos, trabajar horas extra y estar pendiente de las malas noticias todos los días han hecho que mi ánimo creativo se haya apagado considerablemente. En los últimos meses, mi ideal de ‘día libre’ muchas veces ha sido solo dormir y descansar, dejando de hacer las cosas que me gustan, entre ellas el arte y las manualidades. Pero hace unas semanas, Rebecca, de la marca #ArtResin, me contactó para proponerme un desafío: usar mi creatividad y hacer algo especial utilizando #ArtResin. Rebecca me envió un kit de 32 oz para motivarme y fue así como se me ocurrió crear algo, en esta ocasión, para mi casa.

Hace poco me cambié a un departamento donde uno de los baños no tiene ventanas. Esto lo hace ver frio y aburrido, pues al no tener luz natural no puedo tener plantas, lo que le daría un toque más alegre. Se me ocurrió comprar una ‘Planta de la serpiente’, pues se supone que requieren poca luz… pero poca luz no es lo mismo que ‘nada de luz’, y comprar una planta artificial ni siquiera está considerado. Sin embargo, luego de pensarlo, llegué a la conclusión de que si la planta artificial fuera especial y artística sería diferente, le daría un toque diferente, por lo que se me ocurrió crear mi propia planta, utilizando Papier-mâché y materiales ‘reutilizados’ (upcycled), decorándola con las técnicas que utilizo normalmente en mis piezas de collage y por supuesto, utilizando #ArtResin para protegerla de la humedad y los daños que pudiera sufrir en el tiempo.

Así que siguiendo el desafío, y por primera vez, escribiré un tutorial por si alguien quiere fabricar su propia planta de papel mache y resina… y si no se la pueden, recuerden que en mi página de ETSY me pueden contactar y comisionar algo similar.

Primero, estos son los materiales que utilicé:

  • Botellas de plástico. En mi caso utilicé botellas de leche de 6 pintas
  • Masking tape
  • Cola fría
  • Papel de cocina, servilletas o papel higiénico resistente y barato
  • Recortes de papel de revistas (amarillo, verde y café) de buena calidad (que la tinta no se dañe con la humedad)
  • Barniz en spray transparente
  • Clips-perros para documentos (no estoy seguro como se llaman, fíjense en las fotos)
  • Cerámica de secado rápido o arcilla
  • Film de cocina (alusa)
  • Tijeras
  • Un Macetero plástico viejo
  • Un macetero de cerámica para poner el macetero plástico
  • Jeringa pequeña
  • Pincel plano pequeño
  • Pincel plano grueso
  • Cortina de baño vieja
  • Y por supuesto, alrededor de 500ml de #ARTRESIN

Paso 1:

Primero hay que cortar las botellas en la forma deseada. En mi caso yo corté lenguas largas en pares (ambas al mismo tiempo. utilicé dos lenguas juntas para darle más estabilidad a las hojas. en total utilicé 12 pares de lenguas. Una vez cortadas, uní los pares utilizando masking tape.

Paso 2:

Luego, mezclé una parte de cola fría con 3 partes de agua y mojé las lenguas de plástico. También corté el papel de cocina con las manos en trozos de 3×5 cm y con la ayuda del pincel grueso forre las lenguas. En total puse dos capas de papel y las deje secar toda la noche.

Ojo que dejé la base plana de las hojas sin cubrir, pues desde ahí las agarré con los clips para documentos y las colgué desde una barra para que se secaran. Al día siguiente cubrí la parte desnuda de la hoja y las dejé secar de la misma forma, colgando toda la noche, esta vez desde el otro extremo.

Paso 3:

Luego que todas las hojas están cubiertas con el papel comencé a decorar los bordes utilizando el papel de revistas amarillo cortado en pequeños cuadritos.
No es necesario utilizar papel de revistas, puede ser cualquier tipo de papel. Incluso, en lugar de cubrir con papel puedes pintar las hojas con pintura acrílica, todo dependerá de tus habilidades. En mi caso, a mí me gusta esta técnica y me gusta como se ve el resultado final pues se ve más artístico. Una vez cubiertos los bordes de las hojas, las deje colgando nuevamente para que se secaran durante la noche. Ojo, es importante que al aplicar el papel de revista se ponga cola fría en ambos lados del papel. Esto lo hace más flexible al estar húmedo, y también lo sella para que no se filtre la resina en los pasos futuros.

Paso 4:

Una vez que los bordes amarillos estén secos, decoramos el resto de la hoja con papel de revista color verde. Aquí queda a decisión de cada uno el tono de color que quieran poner. Yo utilicé tonos más claros en las hojas más largas que van en el centro y tonos más oscuros en las hojas más pequeñas.

En este punto, dejé la base de las hojas sin decorar, para poder sostenerlas con los clips sin riesgos de que se pegaran con la cola fría.

(estas fotos fueron tomadas cuando las hojas ya estaban secas)

Paso 5:

Luego, cubrir una mesa o superficie de trabajo con la cortina de baño y situar las hojas decoradas ya secas encima para aplicar una capa de barniz en spray y dejar secar. En mi caso yo utilicé tres capas de barniz por ambos lados.
En este punto es probable que el barniz manche los bordes de algunos trozos de papel, pero esto es normal. A mí en particular no me molesta pues estos detalles difícilmente se ven, Lo mismo pasa con la resina, de hecho, esta es la razón de sellar primero con cola fría y luego con barniz en spray.

Paso 6:


Cuando el barniz esté seco, colgar nuevamente las hojas, esta vez sobre la cortina de baño. En mi caso yo utilicé una barra afirmada de un trípode, pero todo depende de lo que tengas disponible.

Ahora hay que mezclar la resina según las instrucciones, y con la ayuda del pincel grueso, y utilizando guantes por supuesto, aplicar la resina sobre las hojas colgantes. Esta parte es bastante engorrosa y un poco sucia, pues la resina se pega, se escurre y gotea desde las hojas. Es importante prevenir que la resina vaya a caer al suelo, por lo que recomiendo arremangar los bordes de la cortina creando una barrera.

Dejar colgando hasta que la resina se cure, teniendo cuidado con las gotitas que se forman en el extremo de las hojas. En mi caso yo estuve revisando cada par de horas y quitando el exceso para que no se solidificara en una gota demasiado gruesa.

Una vez que la resina esté curada, puedes lijar un poco las hojas y aplicar una segunda capa de resina. En mi caso, para cada capa utilicé 200 ml de resina. También, yo no quise lijar las hojas, en caso de que se produjera algún tipo de daño.

Step 7:

Para la base yo utilicé un macetero plástico. Primero selle los agujeros con cinta adhesiva, puse un poco de arena en el fondo para darle peso, y luego agregué resina para que se solidificara. Una vez curada la resina, cree una base de cerámica. Cubrí la base de las hojas con film de cocina y las situé en el macetero de la forma en que se verían las hojas finalmente. Deje reposar las hojas en la cerámica y luego las retire para que la cerámica se secara. La deje secar por un par de días y luego utilizando la misma técnica, la cubrí con trocitos de papel de revista color café.

Paso 8:

Finalmente mezclé alrededor de 80ml de #ArtResin, y en un macetero de cerámica puse el macetero plástico. Agregué la resina en los agujeros de las hojas, las cuales luego puse en su lugar. Con una jeringa removí el exceso de resina y deje curar.

Y eso es todo, las hojas de la planta se adhirieron al macetero con la resina, las hojas se ven brillantes, la planta es a prueba de agua y humedad y se ve genial decorando mi frio y aburrido baño sin ventanas.

Espero que te haya gustado este tutorial y sobre todo mi planta, que en realidad se ve genial en cualquier lugar de la casa. Agradezco enormemente a Rebecca de #ArtResin por enviarme el kit y por desafiarme a desempolvar mi creatividad en este proyecto. Espero que te guste mi ‘Planta de la Serpiente’ tanto como a mí.